Afrontar eficazmente los retos que plantea el envejecimiento requiere de una respuesta coordinada de los servicios sociales y sanitarios, así como de intervenciones que contemplen la colaboración y complementariedad con otros agentes sociales.

Para la Fundación PEM una mayor calidad de vida, vinculada a una mayor expectativa de vida, reclama un compromiso y un trabajo coordinado del sector público y el privado.

En este sentido las intervenciones promovidas por la Fundación han contado con el respaldo de organismos públicos y privados nacionales y regionales y con la colaboración de asociaciones y organizaciones de mayores de Cantabria y con entidades locales de la región.

Desde sus inicios son muchas las personas mayores de 50 años que han tomado parte en los proyectos ejecutados a lo largo de toda la región, siendo la línea vertebradora de aquéllos:

  • Proporcionar recursos de autocuidado y estrategias de carácter preventivo que desde una perspectiva de ciclo vital contribuyan a mejorar la forma de envejecer, haciendo de esta etapa vital una experiencia satisfactoria.
  • Apoyar, en todos los ámbitos, la continuidad de la participación activa de los mayores como ciudadanos con plenos derechos.
  • Promover una imagen realista y más ajustada del colectivo de personas de edad, acorde con el importante papel que desempeñan para sus familias y sus comunidades.